Logotipo librería Marcial Pons
Episodios Nacionales

Episodios Nacionales
Quinta serie: España sin rey. España trágica. Amadeo I. La primera República. De Cartago a Sagunto. Cánovas

  • ISBN: 9788415255659
  • Editorial: Fundación José Antonio de Castro
  • Lugar de la edición: Madrid. España
  • Encuadernación: Cartoné
  • Medidas: 23 cm
  • Nº Pág.: 1290
  • Idiomas: Español

Papel: Cartoné
55,00 €
Stock en librerías. Envío en 24/48 horas

Resumen

Como es bien conocido, Galdós no finaliza la última serie de sus Episodios nacionales. Frente a los diez consabidos títulos de anteriores entregas ahora solo contaremos con seis novelas. Tanto por las cartas a Teodosia Gandarias, su amante, en las que va dando buena cuenta del proceso de escritura como por las opiniones de la crítica conocemos que, en estos momentos, don Benito se siente más atraído por la escritura dramática que por la narrativa, a lo que se añaden los problemas de su maltrecha vista (a partir del tercer episodio habrá de escribir al dictado su secretario Pablo Nougués) y la exigencia de tiempo que le implica su compromiso político con la causa republicana.
Entre 1908 y 1912 fueron publicados los seis episodios de esta última serie para los que Galdós echa mano tanto de fuentes historiográficas y pictóricas como de su propia memoria, amén de prensa de la época y testimonios orales de personajes que fueron testigos de los acontecimientos narrados.
En todos ellos mantiene el concepto de Historia integral que contempla acontecimientos públicos y privados, y alterna lo general con lo particular (como se aprecia por el narrador omnisciente de los dos primeros episodios y en la primera persona de Tito Liviano que dice acerca de la historia: «nos aburriría si al rato no la descalzáramos del coturno para ponerle las zapatillas»).
Sin embargo, en los cuatro últimos episodios (Amadeo I, La primera República, De Cartago a Sagunto y Cánovas) Galdós va a dar un giro a la hora de narrar la historia. Frente a las ficciones verosímiles de todas las novelas anteriores, ahora nos topamos con un mundo fantástico entreverado con el real. Así se aprecia en personajes como Mariclío, la musa de la Historia, que permiten a Tito Liviano viajar a planos maravillosos e incluso penetrar en la mente de otros personajes, además de en otras figuras ideales como la Gramática, la Geografía o las Efémeras que actúan como musas de Mariclío. Galdós tira de los símbolos, la mitología o el sarcasmo para romper los patrones del modelo realista, aliviar la monotonía y esquivar en cierto modo la censura, al igual que hiciera su admirado Cervantes.
Los personajes se mueven por escenarios tan cotidianos como la calle Arenal, León, Barquillo y otros lugares emblemáticos del Madrid decimonónico. Tito frecuenta las tertulias del café de Oriente, el teatro Español, El Retiro… pero a diferencia de otras series, don Benito no se explaya en la recreación de ambientes, como si los sucesos políticos y fantásticos asfixiaran esos cuadros palpitantes a los que nos tenía acostumbrados.
En cuanto a la cronología, los seis episodios abarcan de 1868 a 1881, antes de las elecciones que darán paso al gobierno de Sagasta. Así seremos testigos del periodo de interinidad iniciado con la regencia de Serrano (España sin rey y España trágica), las dificultades de Prim para imponerse que culminan con su asesinato, el corto reinado de la dinastía Saboya (Amadeo I), el tiempo breve de la primera República (La primera República) y el golpe de estado del general Pavía. A estos les siguen las insu¬rrecciones cantonales (De Cartago a Sagunto) o los primeros años de la Restauración de Alfonso XII que pone fin a la guerra civil y culminará con el gobierno de Antonio Cánovas, iniciador de la fórmula política del turno de partidos.

La ironía de Galdós se siente en la voz narradora que va retratando la fragmentación nacional producida tras la Gloriosa. “España padece una calentura muy alta” dice Tito Liviano, que poco a poco va perdiendo su fe revolucionaria. Así nos lo revela su desconfianza respecto al gobierno de Sagasta o su crítica a la inactividad del gobierno ante las insurrecciones nacionales y el avance del carlismo. Reproches a los que se sumará Mariclío al abordar la falta de sentido realista de los republicanos y la ingenuidad de los cabecillas. Inoperancia, pues, de liberales y conservadores, amén de un profundo desencanto ante la comodona y frívola sociedad de la Restauración, entregada a las pompas regias y al poder que va ganando la Iglesia en el terreno civil.
Solo en las palabras de la musa de la Historia descubriremos cierto halo de esperanza en un futuro lejano, cuando llegue una nueva república. Así concluye don Benito sus Episodios nacionales, cuarenta y seis novelas históricas que no solo retratan un siglo de la Historia de España, sino que nos ayudan a descubrir lo pequeño en medio de los grandes acontecimientos, a interpretar el curso de lo vivido y entender que lo que hoy vivimos se sostiene sobre lo ya transitado.

Quinta serie
España sin rey
España trágica
Amadeo I
La primera República
De Cartago a Sagunto
Cánovas

Los Episodios Nacionales de Galdós son una de las más afortunadas creaciones de la literatura española del siglo XIX. Se hicieron populares enseguida porque pudieron ser comprendidos por los sectores más humildes, como prueba el número ingente de ediciones que se han hecho desde 1873. Galdós comienza a escribir estas breves y amenas novelitas históricas en el periodo más temprano de su producción literaria. Llama la atención su habilidad para contar unos hechos históricos profundamente documentados desde una estructura de ficción, que logra hacer creíble: mezcla la Historia con la intriga y produce más de dos mil personajes para sus cuarenta y seis episodios. Su interés pervive en el tiempo porque permitió a los lectores españoles apreciar la evolución ideológica del autor y de la España decimonónica, y además, según su autor, constituyen un medio de educación pública nacional.

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información