Logotipo librería Marcial Pons
El escritor en su paraíso

El escritor en su paraíso
treinta grandes autores que fueron bibliotecarios

  • ISBN: 9788492865925
  • Editorial: Editorial Periférica
  • Lugar de la edición: Cáceres. España
  • Colección: Largo Recorrido
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 22 cm
  • Nº Pág.: 375
  • Idiomas: Español

Papel: Rústica
19,95 €
Sin Stock. Envío en 7/10 días.

Resumen

Este libro es una descripción del trabajo que realizaron 30 escritores, entre el siglo XVI y el XX, de 14 países de Europa y América, en las bibliotecas que dirigieron o en las que estuvieron contratados, de la formación literaria que recibieron y de cómo el trabajo en las bibliotecas fue importante para su desarrollo artístico. Tal descripción está sazonada, asimismo, de anécdotas muy interesantes que conectan su vida profesional con su vida literaria. Es, en definitiva, un alegato a favor del uso de las bibliotecas para adquirir cultura y mejorar como ser humano.

Se señala, por ejemplo, cómo Robert Burton escribió su Anatomía de la melancolía en la biblioteca de la Universidad de Oxford, sobre 1620, sumido en una intensa depresión personal, o cómo Goethe se reunía en la biblioteca de Weimar, de la que era director, con Schiller, con Humboldt, Fichte, Schelling, Jean Paul, August Wilhelm y Friedrich von Schlegel, Ludwig Tieck, Novalis, Henrik Steffens y Hegel, en los últimos años del siglo XVIII y primeros del XIX, consiguiendo juntar en un mismo espacio a los miembros de la más importante generación literaria y filosófica de toda la historia alemana.

También se relatan los esfuerzos del peruano Ricardo Palma al término de la Guerra del Pacífico, cuando se encontró la Biblioteca Nacional, que dirigía, destrozada y saqueada, y cómo fue buscando ejemplares por todos lados y pidiendo a sus amigos extranjeros de Academias y escritores, como un mendigo, que le enviaran libros, consiguiendo miles de ellos en muy poco tiempo.

Aunque no todos fueron tan diligentes, porque Marcel Proust, a finales del siglo XIX, fue expulsado de la que constituyó la única ocupación laboral en toda su vida, como bibliotecario en la Mazarina, por no acudir reiteradamente al trabajo, lo que provocó que se encerrara definitivamente a escribir En busca del tiempo perdido.

Prólogo de Mario Vargas Llosa.

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información