Logotipo librería Marcial Pons
Túnez, la revolución

Túnez, la revolución

  • ISBN: 9788496584419
  • Editorial: Argitaletxe Hiru
  • Lugar de la edición: Hondarribia. España
  • Colección: Sediciones
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 16 cm
  • Nº Pág.: 224
  • Idiomas: Español

Papel: Rústica
15,00 €
Sin Stock. Envío en 7/10 días.

Resumen

En 1999 dos perros se cruzan en la frontera. Uno, argelino, flaco, desfallecido, cojo y roído por las pulgas, trata de entrar en Túnez; el otro, tunecino, lustroso, bien alimentado, limpio, saludable, trata por su parte de entrar en Argelia. El tunecino está perplejo: #¿por qué quieres entrar en mi país#, pregunta. El argelino responde: #porque quiero comer#. E inmediatamente añade, aún más perplejo que su compañero: #Lo que no entiendo es por qué quieres entrar tú en Argelia#. El tunecino entonces contesta: #porque quiero... ladrar#. En 1999, cuando se contaba este chiste en los medios intelectuales, Túnez estaba amordazado, pero a cambio disfrutaba #se repetía# de una situación económica incomparablemente mejor que el resto del mundo árabe. Con un crecimiento medio del 5% durante la década pasada, el FMI ponía al país como ejemplo de las ventajas de una economía liberada de las trabas proteccionistas y en el año 2007 el Foro Económico Mundial para África lo declaraba #el más competitivo# del continente, por encima de Sudáfrica. #Kulu shai behi#, todo va bien, repetía la propaganda del régimen en vallas publicitarias, editoriales de prensa y debates coreográficos en la televisión. Mientras el gobierno vendía hasta 204 empresas del robusto sector público creado por Habib Bourguiba, el dictador ilustrado y socialista, se multiplicaba el número de 4x4 en las calles, se construían en la capital barrios enteros para los negocios y le loisir y hasta 7 millones de turistas acudían todos los años a disfrutar de la cada vez más sofisticada y sólida infraestructura hotelera del país. En el 2001, cuando se abrió el primer Carrefour, símbolo y anuncio del ingreso en la civilización, algunos podían hacerse la ilusión de que Túnez era ya una provincia de Francia. Era un país maravilloso: la luz más limpia y hermosa del mundo, las mejores playas, el desierto más hollywoodesco, la gente más simpática. No se podía hablar ni escribir, es verdad,

Prólogo y epílogo Santiago Alba Rico.

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información