Logotipo librería Marcial Pons
Tiempo de trabajo en España

Tiempo de trabajo en España
aproximación histórica: desde la emergencia del Derecho social hasta el Estatuto de los trabajadores de 1980

  • ISBN: 9788496758018
  • Editorial: Atelier
  • Lugar de la edición: Madrid. España
  • Colección: Atelier Laboral
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 24 cm
  • Nº Pág.: 352
  • Idiomas: Español

Papel: Rústica
30,00 €
Stock en librerías. Envío en 24/48 horas

Resumen

El tiempo de trabajo en la era industrial destaca por ser el centro del emergente contrato de trabajo. Se pasó de la figura del arrendamiento de servicios al nuevo contrato de trabajo. Y dentro de éste, el tiempo de trabajo se constituye en el objeto de la prestación, entendido como actividad desempeñada durante el tiempo que el trabajador pone a disposición del empresario por un precio cierto. En nuestro país, en la época de la revolución industrial y el liberalismo político, la jornada de trabajo se encontraba escasamente regularizada con una indeterminación en su duración diaria y en los descansos obligatorios, todo ello a negociar dentro del ámbito contractual, o sea, la autonomía individual. Frente la anterior situación se produce una reacción de la clase trabajadora que dio lugar a una progresiva intervención del Estado que procedió a fijar un contenido normativizado del contrato de trabajo, buscando la fijación de una jornada determinada y cierta no sólo en su duración, sino también en su distribución (horario), pero partiendo de la jornada diaria; la fijación de ciertos descansos mínimos, cargados, en un principio, a cuenta del trabajador, hasta que se comienzan a distinguir aquellos que son retribuidos y a cuenta del empresario (descanso semanal) de los que no lo son (descanso diario entre jornadas). Si bien, al mismo tiempo se fueron fijando instrumentos de flexibilidad que se hicieron residir en la jornada diaria de más-menos horas, consiguiéndolo a través de reconvertir el módulo de distribución: del diario al semanal, realizando el cómputo en el mismo; admitiendo la posibilidad de trabajar en horarios inhabituales o intempestivos; permitiendo realizar una jornada superior a la legal a través de la figura de las horas extraordinarias. Y muy excepcionalmente posibilitando el trabajo en domingos con descansos compensatorios. Y en la última época, de 1976 hasta el ET de 1980, se comienza a consolidar el proceso de flexibilización del tiempo de trabajo en

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información