Logotipo librería Marcial Pons
La agonía de la II República

La agonía de la II República
del golpe de Casado al final de la Guerra

  • ISBN: 9788493922726
  • Editorial: Edicions La Xara
  • Lugar de la edición: Valencia. España
  • Colección: Història actual
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 22 cm
  • Nº Pág.: 155
  • Idiomas: Español

Papel: Rústica
12,00 €
Stock en librería. Envío en 24/48 horas

Resumen

«En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado». Franco comenzó a redactar este parte de la victoria del 1 de abril de 1939, el único que escribió de su puño y letra en toda la guerra, la tarde del 31 de marzo de ahora hace 75 años. Le acababan de comunicar que sus tropas habían tomado el puerto de Alicante, esfumándose la última esperanza para los 25.000 republicanos que se habían refugiado allí en busca de unos barcos salvadores que nunca llegarían.

Este es el triste final de la crónica del hundimiento republicano que diseccionan los historiadores valencianos Eladi Mainar, José M. Santacreu y Robert Llopis en el libro «La agonía de la II República. Del golpe de Casado hasta el final de la guerra» (La Xara Edicions). En este ensayo, que acaba de salir de la imprenta, Valencia, Gandia y Alicante se convierten en protagonistas del relato de una amarga desbandada. Valencia, la capital más importante de la retaguardia, «supo del final de la guerra cuando aparecieron los falangistas por la calles cantando el ´Cara al Sol´ brazo en alto y pistola al cinto», apuntan los historiadores.

La suerte estaba echada desde la caída de Barcelona el 26 de enero, y la puñalada final que supuso el reconocimiento de Franco como gobernante legítimo de España por parte del Reino Unido y Francia el 27 de febrero. Abandonada por todos, incluso por los soviéticos que ya negociaban con Hitler el reparto de Polonia, a la República ya no le quedaba más que poner fecha a la capitulación.

La división, una vez más, afloraba entre los que optaban por resistir «para lograr una paz con garantías», con el jefe del Consejo de Ministros, el socialista Juan Negrín, y el Partido Comunista al frente, y los partidarios de negociar una rendición inmediata con Franco en las mejores condiciones posibles, con el coronel Segismundo Casado a la cabeza. Tras Casado estaban la oficialidad republicana de carrera, que controlaba el ejército que aún resistía en Madrid y en la Línea XYZ que protegía Valencia, junto a una amplia mayoría del Frente Popular. Todos unidos por su el recelo al creciente poder comunista.

Esta última guerra entre republicanos dentro de la guerra estalló a las 0.15 horas del domingo 5 de marzo con el golpe de Casado, cuyo un Consejo Nacional de Defensa destituyó a Negrín. Acosados por los conspiradores, el Gobierno de Negrín y la cúpula del PCE, que se habían refugiado en las posiciones secretas «Yuste» y «Dakar» en Petrer y Elda, huyen al exilio.

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información