Logotipo librería Marcial Pons
Atlas demográfico y social de la provincia de Jaén

Atlas demográfico y social de la provincia de Jaén

  • ISBN: 9788484393528
  • Editorial: Mergablum, Edición y Comunicación
  • Lugar de la edición: Jaén. España
  • Encuadernación: Rústica
  • Medidas: 17 cm
  • Nº Pág.: 244
  • Idiomas: Español

Papel: Rústica
40,00 €
Sin Stock. Envío en 7/10 días.

Resumen

La población jienense, como la del resto del país, aumenta cada año, pero en el caso de nuestra provincia lo hace a un ritmo mucho más pausado. Concretamente, y según se desprende del proyecto 'Atlas demográfico y social de la provincia de Jaén' que realiza el profesor del Área de Geografía Humana de la UJA, José Menor Toribio, el crecimiento interanual supone apenas un 0,89 por ciento, frente al 2,1 por ciento de la media española, cuya población ya supera los 44 millones de habitantes. Así, a fecha de 1 de enero de 2005, el número total de los residentes en los municipios de la provincia jienense asciende 660.284 personas, habiendo aumentado tan sólo en 5.826 habitantes en relación al año anterior. En lo que sí destaca Jaén es en la presencia de extranjeros residentes, que es ya de 11.367 personas, habiéndose incrementado éstos en más de un 30 por ciento (2.643 personas) en sólo doce meses, incremento superior a la media nacional que fue de un 22,9 por ciento. Es cierto que cada vez son más los inmigrantes que llegan a la provincia en busca de un trabajo, sobre todo en el sector agrario, pero la explicación a ese importante crecimiento de población foránea en Jaén puede estar en el proceso de regularización que llevó a cabo el Gobierno el pasado año. Ya en noviembre de 2004, en plena campaña de recolección de la aceituna, los inmigrantes conocieron los requisitos de ese proceso que, entre otras cosas, pasaban por estar empadronado en el lugar donde se iba a trabajar. Y muy probablemente, no todos, pero sí buena parte de esas 2.643 personas que se empadronaron en la provincia en apenas un año lo hicieron con la intención de conseguir los papeles que los acreditarían como legales para trabajar en la aceituna, lo que no quiere decir que a estas alturas, cuando ya la cosecha prácticamente ha finalizado, no sean muchos los que se marchen a otras provincias en busca de un nuevo contrato.

Resumen

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información