Karlisten eta liberalen gerra-kontaerak = Relatos de guerra de carlistas y liberales


Karlisten eta liberalen gerra-kontaerak = Relatos de guerra de carlistas y liberales

valoración
Comenta y valora este libro

ISBN:9788479074890
Editorial: Diputación Foral de Guipúzcoa
Fecha de la edición:
Lugar de la edición: San Sebastián. España
Encuadernación: Rústica
Medidas: 22 cm
Volumen: 2 Vols.
Nº Pág.: 973
Idiomas: Español; Vascuence/euskera

pvp.15,00 €

Sin Stock. Envío en 7 días.


Compartir en:



Notas

Edición de Antonio Zavala.

Resumen del libro

Aita Frantzisko Apalategi (1867-1948) Donostian jaio zen eta Loiolan hil. Bederatzi urte zituen karlisten azken gerra bukatzean. Adin hortan ikusiak, hil arteraino irauten dute buruan. Baina beregan beste fruitu bat eman zuen hazi horrek: gerra haiei buruz milaka dokumentu bildu eta jasotzea.

Baina azken gerran ibilitako aitonei entzunak idazteari ere ekin zion. Euskaraz kontatua, euskaraz; eta erderazkoa, erderaz. Berdin zitzaion kontatzailea karlista ala liberala izana. Lan hori 1922. urtetik aurrera egin zuen, bost koarderno lodi bete arte.

Koaderno hoiek gertaerez beteta daude. Gerra hura zer izan zen filma baten modura kontatzen du, baina ez jeneralen eta agintarien ikuspegitik, soldadu xumeen begiekin baizik.

------

Padre Francisco Apalategui (1867-1948) nació en San Sebastián y murió en Loyola. Al final de la última guerra carlista tenía nueve años de edad. Lo que se ve en esa edad, perdura hasta la muerte de la cabeza. Aqueñ recuerdo fue la semilla que produjo a los años un valioso fruto: recopilar acerca de aquellas contiendas miles de documentos.

Dio también en transcribir lo que le contaban los abuelos veteranos de esas guerras. Lo que le narraban en vascuence; y lo que en castellano, en castellano. Lo mismo le daba que el narrador fuera carlista o liberal. Esa labor la realizó a partir de 1922, llenado de ese modo cinco gruesos cuadernos.

Son relatos llenos de anécdotas. Al leerlos, nos parece que vemos aquellos hechos como en una película. Pero no con los ojos de los jefes, sino con los de los humildes soldados.